EL ROL DEL FISIOTERAPEUTA EN EL SÍNDROME DE GUILLAIN BARRÉ

FISIO SGB

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es una afección autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca los nervios del propio cuerpo de la persona afectada y destruye las capas de aislamiento externas (mielina) de los nervios periféricos (otros nervios que no se encuentran en el cerebro y la médula espinal). El SGB puede causar daños que resultan en problemas de salud graves. 

 

 

 

Muy a menudo, el SGB se produce después de una infección viral o bacteriana, como:

 

 

 

·         Virus de Epstein Barr

 

·         Virus de la hepatitis

 

·         Mononucleosis

 

·         Varicela y otras infecciones por herpes

 

·         Neumonía

 

 

 

La investigación ha demostrado que el GBS también puede ocurrir después de algunas inmunizaciones (como las de la rabia y la gripe porcina). Otros posibles desencadenantes incluyen la infección por organismos transportados por insectos, tales como:

 

 

 

·         Virus zika

 

·         Vírus del oeste del Nilo

 

·         Enfermedad de Lyme

 

 

 

También se sabe que los organismos transmitidos por los alimentos activan el SGB en personas que han ingerido alimentos contaminados. Los virus y las bacterias de transmisión sexual también se han relacionado con la aparición del SGB.

 

 

 

 

 

Signos y síntomas

 

 

 

El SGB puede causar una variedad de signos y síntomas, que incluyen:

 

 

 

·         Debilidad muscular, que a menudo se presenta por igual en los lados derecho e izquierdo del cuerpo, comenzando en los pies y avanzando hacia el tronco.

 

·         Cambios en la sensación, como entumecimiento y hormigueo.

 

·         Disfunción del nervio autonómico, como problemas con la sudoración, digestión, frecuencia cardíaca, incontinencia, y problemas en la visión.

 

·         Dolor en los músculos, articulaciones o nervios.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo se diagnostica?

 

 

 

El SGB es diagnosticado por su médico. Cuando lo derivan a terapia física desde su etapa hospitalaria, su fisioterapeuta realizará una evaluación exhaustiva que incluye llevar su historial médico. Su Fisioterapeuta también le realizará preguntas detalladas sobre su condición, tales como:

 

 

 

·         ¿Cómo y cuándo comenzaron los síntomas?

 

·         ¿Han cambiado los síntomas con el tiempo?

 

·         ¿Qué actividades diarias, pasatiempos o habilidades laborales tiene problemas para hacer?

 

·         ¿Cuál es tu nivel de actividad actual?

 

 

 

El fisioterapeuta realizará pruebas en su cuerpo para encontrar problemas físicos, tales como:

 

 

 

·         Debilidad o rigidez en los músculos.

 

·         Pérdida de la sensación en la piel en algunas áreas (entumecimiento)

 

·         Pérdida de reflejos

 

·         Rigidez articular

 

·         Alteración de la postura

 

·         Problemas de equilibrio

 

·         Dificultad respiratoria

 

·         Problemas de la piel

 

 

 

Si su fisioterapeuta encuentra alguno de los problemas anteriores, el tratamiento de fisioterapia puede comenzar de inmediato para ayudarlo a recuperarse y volver a sus actividades normales.

 

 

 

Si se encuentran problemas médicos graves con cualquiera de las pruebas, su fisioterapeuta puede colaborar con un médico o cirujano para obtener pruebas de diagnóstico o tratamiento especiales. Los fisioterapeutas trabajan en estrecha colaboración con los médicos y otros proveedores de atención médica para garantizar que reciba el tratamiento y la atención necesarios.

 

 

 

 

 

¿Cómo puede ayudar un fisioterapeuta?

 

 

 

Una vez que se le haya diagnosticado GBS y se le haya remitido a fisioterapia, su fisioterapeuta trabajará con usted para diseñar un programa de tratamiento específico que mejorará su recuperación, incluidos los ejercicios y las actividades que Ud. puede realizar por su cuenta. La fisioterapia le ayudará a regresar, en la medida de lo posible, a su estilo de vida y actividades normales. El tiempo que se tarda en ayudar a curar la enfermedad varía para cada persona y el tratamiento podría durar entre 12-18 meses, pero los resultados pueden comenzar a sentirse en unas pocas semanas o un mes.

 

 

 

Dependiendo de su condición, su fisioterapeuta puede trabajar con usted para mejorar su:

 

 

 

Disminuir el dolor. El SGB puede causar dolor o malestar. Su fisioterapeuta puede mostrarle cómo usar almohadas para hacer que la posición de su cuerpo sea más cómoda en una silla o cuando se acuesta. Su terapeuta también puede usar tecnologías, como calor suave o estimulación eléctrica para ayudar a disminuir su dolor y aliviar sus síntomas, y enseñarle ejercicios suaves o técnicas para realizar por su cuenta y aliviar el malestar. Todas estas opciones pueden reducir o eliminar la necesidad de medicamentos para el dolor, incluidos los opioides.

 

 

 

Protección de la piel y articulaciones. Su fisioterapeuta revisará su piel con frecuencia para asegurarse de que se mantenga saludable y libre de lesiones durante su recuperación. Su fisioterapeuta puede aplicar férulas en partes de sus brazos y piernas para proteger sus articulaciones o para mantenerlas estiradas suavemente. Su terapeuta también le enseñará a usted (y a sus cuidadores o familiares) los métodos de cuidado y protección de la piel.

 

 

 

Habilidad para caminar. Su fisioterapeuta lo ayudará a mejorar su capacidad para caminar utilizando técnicas tales como ejercicios de fortalecimiento, entrenamiento para caminar y actividades de equilibrio. Si tiene daño en los nervios (neuropatía), su fisioterapeuta puede proporcionarle aparatos ortopédicos y otras técnicas para que sea más fácil o seguro caminar. Su terapeuta también puede recomendar el uso de un dispositivo de asistencia, como un andador o un bastón.

 

 

 

Capacidad aeróbica. Las investigaciones muestran que el ejercicio aeróbico, como caminar en una cinta rodante durante al menos 20 minutos 3 veces por semana, puede ayudar a mejorar la capacidad aeróbica, reducir la fatiga y optimizar la curación. Su fisioterapeuta puede evaluar su capacidad aeróbica y determinar las mejores actividades aeróbicas para usted. Su fisioterapeuta le enseñará cómo conservar la energía y evitar el exceso de trabajo en su cuerpo, de modo que pueda producirse la curación y evitar las recaídas. Si ha necesitado un ventilador en el pasado para ayudarlo a respirar, su fisioterapeuta trabajará con usted para ayudarlo a mejorar su resistencia respiratoria durante actividades como caminar.

 

 

 

Movimiento. Su fisioterapeuta elegirá actividades y tratamientos específicos para ayudar a restaurar el movimiento normal en las articulaciones o músculos rígidos. Estos pueden comenzar con movimientos “pasivos” que el fisioterapeuta realiza para usted, y progresar a ejercicios activos y estiramientos que usted mismo realiza. Puede realizar estos movimientos por su cuenta, cuando pueda, para ayudar a acelerar el movimiento y el alivio del dolor.

 

 

 

Habilidad para moverse en su entorno. Su fisioterapeuta le enseñará a usted, a su cuidador o a su familia cómo ayudarlo a moverse con seguridad, y le ayudará a recuperar la capacidad de moverse de su cama a una silla, sentarse, pararse, caminar, subir escaleras, usar una silla de ruedas y realizar cualquier otra actividad diaria con la que tengas dificultad.

 

 

 

Flexibilidad. Su fisioterapeuta determinará si los músculos están tensos, comenzará a ayudarlo a estirarlos y le enseñará cómo estirarlos por su cuenta.

 

 

 

Fuerza. Si su fisioterapeuta encuentra algún músculo débil o lesionado, su terapeuta elegirá y le enseñará los ejercicios correctos para recuperar constantemente su fuerza y ​​agilidad.

 

 

 

Coordinación. Su fisioterapeuta lo ayudará a mejorar y recuperar su coordinación y agilidad para que pueda realizar actividades domésticas, comunitarias y deportivas con mayor facilidad.

 

 

 

Equilibrio. Su fisioterapeuta examinará su equilibrio y elegirá ejercicios específicos que puede realizar en el hospital y por su cuenta para mejorar su equilibrio y evitar caídas. Su fisioterapeuta también puede enseñarle cómo usar un bastón o un andador para ayudarlo a mantener el equilibrio al caminar y pararse.

 

 

 

Actividades independientes. Su fisioterapeuta le enseñará a realizar ejercicios de fortalecimiento, estiramiento y reducción del dolor por su cuenta. Estos ejercicios se diseñarán específicamente para sus necesidades, para ayudarlo a recuperar su capacidad para realizar las actividades diarias.

 

 

 

Participación en actividades favoritas. Su fisioterapeuta puede ayudarlo a regresar a sus actividades recreativas preferidas con el tiempo, utilizando un programa de rehabilitación diseñado solo para usted.

 

 

 

Apoyo familiar. El conocimiento de su condición de su familia lo beneficiará a usted y a ellos. Su fisioterapeuta puede ayudar a enseñarles la mejor manera de apoyarlo durante su recuperación.

 

 

 

 

 

¿Se puede prevenir esta lesión o condición?

 

 

 

Aunque se sabe poco sobre cómo prevenir todos los casos de SGB, las investigaciones muestran que en algunos casos se puede prevenir de la siguiente manera:

 

 

 

·         Uso de repelente de insectos para prevenir las picaduras de los portadores de insectos de organismos que se han vinculado al SGB.

 

·         Almacenar los alimentos adecuadamente y evitar la ingestión de alimentos en mal estado o contaminados para evitar la exposición a organismos infecciosos que se hayan relacionado con la aparición de SGB.

 

·         Practicar el sexo seguro para prevenir la transmisión de virus y bacterias relacionados con la aparición de GBS.

 

 

 

Se sabe que se podrían presentar una recaída en los casos de SGB. La recaída se puede minimizar o evitar mejor al no sobrecargar el cuerpo hasta el punto de fatiga significativa.

 

 

 

Experiencias de la vida real

 

 

 

Mandy es una estudiante universitaria de 24 años que ama los deportes. Ella juega baloncesto y en equipos de fútbol de su universidad. Recientemente, Mandy tuvo que ser hospitalizada en la enfermería escolar debido a un caso grave de mononucleosis por infección viral. Se recuperó y volvió a sus clases.

 

 

 

Unos días después, Mandy comenzó a sentir adormecimiento en los dedos de los pies y las manos. La sensación de adormecimiento se movió constantemente hacia sus tobillos, luego sus rodillas y muslos. Se dio cuenta de que sus piernas también se sentían débiles. Ella comenzó a tener problemas para pararse después de sentarse en clase, e incluso con caminar. Ella tropezó con frecuencia, y estaba muy cansada. Durante las siguientes 2 semanas, el adormecimiento y la debilidad se movieron hacia su columna y brazos.

 

 

 

Su médico la ingresó en el hospital para las pruebas. Ella comenzó a tener problemas para respirar; su médico la puso inmediatamente en un ventilador. Su médico informó a Mandy y su familia que las pruebas demostraron que tenía el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad en la que su propio sistema inmunológico estaba atacando sus células nerviosas. Pensó que podría haber una conexión con la infección viral que ella había contraído recientemente.

 

 

 

Mandy se quedó en el hospital durante 4 semanas. Ella recibió medicación, y también comenzó la terapia física de inmediato. Su fisioterapeuta primero realizó una evaluación de todo el cuerpo, verificando la fuerza de sus músculos, la rigidez de sus articulaciones y su capacidad de respiración. También revisó la piel de Mandy en busca de sensaciones y otras posibles condiciones causadas por su incapacidad para moverse.

 

 

 

El fisioterapeuta de Mandy diseñó un programa de rehabilitación que se centró en la debilidad, la rigidez y los problemas respiratorios, y tomó en cuenta sus objetivos personales de regresar a sus clases universitarias y a los equipos de baloncesto y fútbol. Aunque Mandy estaba asustada, estaba muy ansiosa por volver a su vida normal; ella trabajó duro en su rehabilitación todos los días.

 

 

 

Para la segunda semana, Mandy podía respirar sola, ya no necesitaba el ventilador. Comenzó a darse la vuelta en la cama y sentarse a un lado de la cama con la ayuda de su fisioterapeuta. Para la tercera semana, ella podría levantarse de la cama sola y caminar con la ayuda de su fisioterapeuta y un andador. Para la cuarta semana, ella pudo caminar con un bastón. Se mudó a un hospital de rehabilitación, donde recibió 3 horas de terapia física por día.

 

 

 

Durante el mes siguiente, Mandy recuperó su capacidad para caminar distancias mucho más largas en una caminadora, mejorar su equilibrio para poder pararse en una pierna, comenzar a levantar pesas ligeras con sus brazos y piernas e incluso subir las escaleras. Mandy fue dada de alta para irse a casa y pudo regresar a la escuela a tiempo parcial.

 

 

 

Mandy continuó su terapia física en una clínica de fisioterapia ambulatoria, unas cuantas veces a la semana durante 2 meses más. Ella trabajó en mejorar su fuerza y ​​resistencia. Su fisioterapeuta le permitió comenzar algunos ejercicios deportivos. Al principio, los realizó lentamente, y solo por unas pocas repeticiones. A medida que mejoró su resistencia, pudo practicar los ejercicios más rápidamente y durante más tiempo. Ella comenzó a practicar el salto. Su fisioterapeuta la vigiló y le enseñó cómo evitar el esfuerzo excesivo, para no arriesgarse a una recaída.

 

 

 

Cuando su fisioterapeuta anunció que era hora de que ella intentara disparar su primera canasta, Mandy estaba eufórica. Tuvo que dedicar un tiempo para volver a aprender a coordinar para apuntar el baloncesto antes de que lo consiguiera en la red, pero pronto tuvo éxito.

 

 

 

Un mes más tarde, Mandy asistió a su primera práctica de baloncesto con su equipo. Con la atención cuidadosa del entrenador y el fisioterapeuta de su equipo, y los descansos frecuentes, pudo participar en casi toda la sesión. Mandy tuvo en cuenta las técnicas de conservación de energía que su fisioterapeuta le había enseñado, para que no se atascara y corriera el riesgo de una recaída. Estaba muy contenta de ver que sus habilidades atléticas regresaban constantemente.

 

 

 

¡Apenas el mes pasado, Mandy trabajó con su fisioterapeuta para prepararse para la temporada de fútbol!

 

 

 

Esta historia estaba basada en un caso de la vida real. Su caso puede ser diferente. Su fisioterapeuta adaptará un programa de tratamiento a su caso específico.

 

 

 

 

 

¿Qué tipo de fisioterapeuta necesito?

 

 

 

Todos los fisioterapeutas están preparados a través de la educación y la experiencia para tratar a las personas que tienen el síndrome de Guillain-Barré. Es posible que desee considerar:

 

 

 

·         Un fisioterapeuta con experiencia en el tratamiento de personas con problemas neurológicos.

 

·         Un fisioterapeuta que sea un especialista clínico neurológico certificado que haya completado una residencia en terapia física neurológica. Este fisioterapeuta tiene conocimientos avanzados, experiencia y habilidades que pueden aplicarse a su condición.

 

 

 

Consejos generales cuando estás buscando un fisioterapeuta:

 

 

 

·         Obtenga recomendaciones de familiares y amigos o de otros proveedores de atención médica.

 

·         Cuando se comunique con una clínica de terapia física para una cita, pregunte sobre la experiencia de los fisioterapeutas en ayudar a las personas con SGB. Durante su primera visita con el fisioterapeuta, prepárese para describir sus síntomas con el mayor detalle posible y diga qué empeora sus síntomas.

 

 

 

 

 

Otras lecturas

 

 

 

La Asociación Americana de Terapia Física – APTA y la Asociación Peruana de Terapia Física – ASPETEFI consideran que la población debería de tener acceso a información que podría ayudarlos a tomar decisiones sobre la atención médica y también prepararlos para su próxima atención médica.

 

 

 

 

 

Los siguientes artículos proporcionan algunas de las mejores pruebas científicas relacionadas con el tratamiento de fisioterapia en SGB. Los artículos informan sobre la investigación actual y ofrecen una visión general de los estándares de práctica para el tratamiento tanto en los Estados Unidos como a nivel internacional. Los títulos de los artículos se enumeran por año y están vinculados a un resumen de PubMed del artículo o al texto completo gratuito, de modo que pueda leerlo o imprimir una copia para llevarla a su proveedor de atención médica.

 

 

 

Simatos Arsenault N, Vincent PO, Yu BH, Bastien R, Sweeney A. Influencia del ejercicio en pacientes con síndrome de Guillain-Barré: una revisión sistemática. Physiother Can. 2016; 68 (4): 367–376. Artículo libre: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5125499/

 

 

 

Lizarraga AA, Lizarraga KJ, Benatar M. Deshacerse de la debilidad en la UCI: un enfoque actualizado para el tratamiento agudo de la miastenia gravis y el síndrome de Guillain-Barré. Semin Neurol.  2016; 36 (6): 615–624. Resumen del artículo en PubMed: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=%22Seminars+in+neurology%22%5BJour%5D+AND+615%5Bpage%5D+AND+2016%5Bpdat%5D&cmd=detailssearch

 

 

 

Khan F, Amalya B. Intervenciones de rehabilitación en pacientes con polineuropatía inflamatoria desmielinizante aguda: una revisión sistemática. Eur J Phys Rehabil Med.  2012; 48 (3): 507–522. Resumen del artículo en PubMed: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22820829

 

 

 

Khan F, Pallant JF, Amatya B, Ng L, Gorelik A, Marca C. Resultados del programa de rehabilitación de alta y baja intensidad para personas en fase crónica después del síndrome de Guillain-Barré: un ensayo controlado aleatorio. J Rehabil Med. 2011; 43 (7): 638–646. Link: https://www.medicaljournals.se/jrm/content/abstract/10.2340/16501977-0826

 

 

 

Khan F, Ng L, Amatya B, marca C, Turner-Stokes L. Atención multidisciplinaria para el síndrome de Guillain-Barré. Cochrane Database Syst Rev . 2010; (10): CD008505. Resumen del artículo en PubMed: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Khan+F%2C+Ng+L%2C+Amatya+B%2C+Brand+C%2C+Turner-Stokes+L.+Multidisciplinary+care+for+Guillain-Barr%C3%A9+syndrome.+Cochrane+Database+Syst+Rev.+2010

 

 

 

Davidson I, Wilson C, Walton T, Brissenden S. Fisioterapia y síndrome de Guillain-Barré: resultados de una encuesta nacional. Fisioterapia. 2009; 95 (3): 157-163. Resumen del artículo en PubMed:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=%22Physiotherapy%22%5BJour%5D+AND+157%5Bpage%5D+AND+2009%5Bpdat%5D&cmd=detailssearch

 

 

 

Traducido por el comité de comunicaciones de la ASPETEFI

 

 

 

Fuente:

 

 

 

https://www.moveforwardpt.com/symptomsconditionsdetail.aspx?cid=e60bdf06-09f1-458c-8f9c-af312ad771af

 

 

 

Escrito por Andrea Avruskin, PT, DPT.  Revisado por el comité editorial MoveForwardPT.com

 

 

 

*PT: Physical Therapist: Fisioterapeuta)

 

*DPT: Doctor Physical Therapy: Doctorado Clínico en Terapia Física